Uno de los achaques que se suele encontrar en algunos blockchain es la escalabilidad. Por ello es que nació el proyecto Polygon, con el objetivo de facilitarle la vida a aquellos proyectos basados en Ethereum y su sobrecargada plataforma gracias a las posibilidades Multichain que ofrece. 

Desde 2017 que se hicieron patentes los problemas en Ethereum al afrontar un uso masivo por el boom de las ICOs u Ofertas Iniciales de Monedas. Desde 2019 que la red ha estado al límite y esto ha impulsado a buscar otras alternativas como Decentraland y Uniswap. 

Polygon abre una puerta a este problema para evitar la migración hacia otros blockchains. 

Un poco de historia 

En 2018, Jaynti Kanani, Sandeep Nailwal y Anurag Arjun decidieron hacer frente a los problemas de escalabilidad y usabilidad en Ethereum. 

Matic, que era el nombre original del proyecto, buscaba crear una red de segunda capa o sidechain para manejar la gran carga de transacciones de Ethereum. Para lograrlo, utilizarían el Plasma y una estructura de nodos que tendrían el control de una sidechain Proof of Stake (PoS). Con esto las DApps portadas a Matic estarían sobre la sidechain, y sus efectos sobre Ethereum serían trasladados en bloques por medio de Plasma. Permitiendo un gran número de transacciones dejando atrás los problemas de Ethereum. 

El 26 de abril de 2019, Matic ofreció una ronda de inversión semilla en la que se vendieron 209 millones de tokens MATIC por un valor de 161 mil dólares. Junto a esta ronda semilla, y el mismo día, se ofreció también una ronda para early adopters y una IEO. En la ronda de inversión early adopters, se puso en venta un total de 171 millones de tokens MATIC por un valor de 444.600 dólares. Mientras que la IEO, puso en venta un total de 1.900.000.000 de tokens MATIC y se captó un monto superior a los 4 millones de dólares. 

En mayo del mismo año, se comenzó a realizar la auditoría del smart contract de Matic por parte de la empresa Nomic Labs. Esta auditoría se sumaba a una anterior realizada por Quanstamp, la cual fue dirigida a revisar el smart contracts de Plasma, que fue realizado el mes de marzo de 2019. 

El proyecto salió a la luz en mayo del año pasado donde lanzó su primer bloque dentro de su sidechain. 

En febrero de este año decidieron cambiar su nombre a Polygon pero manteniendo el nombre del token con una nueva hoja de ruta para adaptar tecnologías como rollup y Validium para mejorar la experiencia de su red y de sus usuarios. 

¿Cómo funciona Polygon Network? 

En primer lugar usa el protocolo de consenso de Proof of Stake (PoS) que permite una alta velocidad de procesamiento dentro de Polygon. En un segundo paso, hace uso de Plasma, una tecnología equivalente a Lightning Network (LN) que es compatible con Ethereum. 

Esto crea puentes bidireccionales con Ethereum que permite que las DApps de Polygon y Ethereum se comuniquen sin problemas. Además esta conexión también es posible con otras blockchains, siempre que  sea posible la estructura de conexión con su sidechain. 

Pero esto puede crecer de forma exponencial y descontrolada si se conecta varias veces. Para evitar este inconveniente se ha implementado un sistema de puntos de control on-chain sobre su red, permitiendo que un nodo dentro de la red solo tenga que almacenar una determinada cantidad de bloques, debido a que los anteriores a este punto ya se encuentran almacenados en sus respectivas mainchain. De esta forma resolvía dos problemas: 

El aumento descontrolado en las necesidades de almacenamiento de la red 

El costo de implementar un nodo, lo cual alejaría a las personas de instalar uno, y lo que llevaría a una mayor centralización en la red 

¿Por qué Polygon utiliza la “Proof of Stake”? 

Este protocolo permite una alta velocidad de generación de bloques y por tanto, una mayor velocidad en la confirmación de transacciones. 

Gracias al Staking, que elige validadores y generadores de bloques, pero tiene un punto especial. Cada bloque generado genera un árbol Merkle que asocia de forma única e inequívoca a todas las transacciones dentro de ese bloque de la red Polygon. Este es el único dato que se envía como información a la red Ethereum usando Plasma, y sería la prueba fundamental de que la acción realizada en la red Polygon ha sido registrada de forma correcta y es inalterable. 

La transmisión de datos a Ethereum tiene un coste ínfimo en comparación con los costos on-chain de la mencionada red. Una transacción en Ethereum puede costar 15 dólares y en Polygon son 0,001 dólares en promedio.